Dark Mode On / Off

K-Beauty: los 10 pasos de la rutina de belleza coreana

Las mujeres asiáticas han conseguido mantener siempre su piel radiante dándole un papel muy importante al cuidado facial, integrándose este como un ítem de reconocimiento cultural. Los países de Occidente comenzaron a fijarse en ellas y, los conocimientos y la forma de entender la belleza en Corea del Sur, se convirtieron en tendencia. ¿Conoces los 10 pasos de la rutina coreana y los beneficios de cada uno? ¡Te los explicamos!

K-Beauty: rutina de belleza coreana con 10 pasos

La rutina de belleza coreana, que también podemos denominar K-Beauty, tiene su origen en el continente asiático. Se entiende como una serie de pasos que persiguen un cuidado efectivo de la piel consiguiendo que esta luzca saludable. Revistas, portales web, blogs y demás plataformas se han hecho eco de este ritual y, desde hace unos cinco años, los productos de Corea del Sur comenzaron a exportarse por todo el mundo.

Si algo destaca de la K-Beauty es la presentación de los productos. Diversos colores, estampados, llamativos packagins que captan la atención de los compradores. Pequeños detalles que los hacen reconocibles y que, junto a sus ingredientes exóticos, invitan a probar. Surgió como una novedad y hoy en día se ha integrado en muchos países gracias a sus buenos resultados. Además, la rutina de belleza coreana avoga por mimar la piel para vernos mejor por fuera pero también por dentro. Por eso defiende que debemos ser conscientes de lo que necesita nuestra piel para así poder obtener los beneficios que buscamos. Si queremos que nuestra piel luzca radiante, con un aspecto juvenil y fresco, debemos conocerla.

El rasgo distintivo de este ritual es que está dividido en 10 pasos, cada uno con una función imprescindible para el cuidado de la piel. ¿Quieres saber cuales son y qué productos utilizar? ¡A continuación te los enumeramos!

Paso 1: aceite/bálsamo desmaquillante oleoso.

Un pilar básico en el cuidado de la piel es mantener limpio nuestro rostro. Para ello, la rutina coreana apuesta por una doble limpieza para poder conseguir este objetivo. La primera limpieza es la que se corresponde con este paso, utilizar un desmaquillante oleoso para eliminar los restos de maquillaje, cosméticos y demás residuos que puedan taponar los poros generando fututos problemas. Su formato puede variar entre sólido o líquido pero su textura es igual de agradable. Si el desmaquillante es en formato líquido masajea tu rostro con el producto y acláralo posteriormente con agua tibia; por otra lado, si es en formato bálsamo deberás coger una porción con tus dedos, distribuirlo con un pequeño masaje por el rostro mientras se derrite y después aclararlo con agua tibia.

Paso 2: limpiador de base acuosa.

Este es el jabón común que todas conocemos. Es el segundo paso de la doble limpieza y te ayudará a eliminar las impurezas ocasionadas por la polución y las células muertas. Es muy importante que escojas un jabón adecuado para tu tipo de piel, sea en su forma clásica de pastilla o con dosificador. Su aplicación es muy sencilla, tan solo tendrás que verter una pequeña cantidad en las manos, aplicarlo sobre el rostro realizando movimientos circulares y acláralo con agua tibia. ¡Tu rostro estará listo para los siguientes pasos!

Paso 3: peeling.

Además de iluminar, el peeling coreano cuenta con un efecto exfoliante que ayuda a conseguir una limpieza más profunda. Uno de los rasgos más positivos de los peelings coreanos es que son menos agresivos con la dermis y, por tanto, evitan las irritaciones y rojeces. Es muy importante destacar que este paso no debes hacerlo todos los días, con una o dos veces por semana es suficiente.

Paso 4: tónico

Cuarto elemento esencial en la rutina coreana. Utilizar un tónico facial te ayudará a regular el pH y preparar la piel. Entre sus beneficios podemos destacar que hidrata el cutis, calma la piel tras la doble limpieza, la refresca, ayuda a cerrar los poros e incluso reduce el enrojecimiento. Puedes aplicarlo de varias maneras, optando por depositar el líquido en un algodón y repartirlo por rostro y cuello haciendo círculos; puedes aplicarlo a modo de bruma si tu tónico cuenta con un dispensador de este tipo; o incluso puedes verter una pequeña cantidad de producto en tus manos y, con pequeños toques, aplicarlo en el rostro.

Paso 5: esencias.

Además de hidratar la piel aportándole brillo, las esencias ayudan a prevenir problemas de irritación. Son productos con una textura muy líquida que aportan nutrientes y vitaminas a nuestro cutis, formulados para todo tipo de pieles. Al igual que el tónico, ofrece tres tipos de aplicación. Puedes optar por su versión en bruma, aplicarlas con las manos con suaves toques o utilizar un disco de algodón para extenderlas de forma correcta.

Paso 6: sérums.

El sérum es es un concentrado de vitaminas, antioxidantes y minerales que penetran profundamente en la piel ayudando a combatir problemas como la falta de luminosidad, la sequedad o la irritación. Una de sus grandes ventajas es que su textura es muy ligera y con tan solo unas gotas podrás conseguir grandes resultados.

Paso 7: mascarilla.

Se han convertido en uno de los pilares más importantes de la rutina coreana siendo ya un elemento reconocible para las compradoras. Las mascarillas de un solo uso pueden estar hechas de algodón, hidrogel o biocelulosa y el producto va impregnado en ellas, una forma sencilla de aplicarlo sobre el rostro. Al igual que con el sérum, debes escoger aquella que se adapte mejor a tu piel según sus exigencias. No hace falta que la utilices en tu rutina diaria, con un par de veces por semana será más que suficiente.

Paso 8: Contorno de ojos.

La piel que rodea nuestros ojos es sumamente sensible y necesita cuidados especiales para poder prevenir los signos del envejecimiento. Gracias al contorno de ojos podrás ayudar a hidratar esta zona, reducir las ojeras y bolsas, además de tratar las arrugas. Deberás aplicarlo en el hueso de los pómulos y arco de las cejas ayudándote del dedo anular para repartirlo bien. Además, si tu contorno cuenta con un aplicador metálico, el frío te ayudará a descongestionar la zona.

Paso 9: crema o loción hidratante.

Las cremas hidratantes coreanas son las primeras en el ránking a nivel hidratación. Lo fundamental es encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades y tipo de piel porque será tu mejor aliada en la rutina. Revitalizar la piel, regular la secreción de sebo, nutrir e hidratar son algunos de sus beneficios. Y es que la crema, además de todo esto, tiene una aplicación sencilla: coge una pequeña cantidad de la misma, distribúyela por el rostro desde el interior hacia el exterior y no la aclares, deja que tu cutis la absorba completamente. ¡No olvides aplicarla también en cuello y escote!

Paso 10: protector solar.

Es imposible entender la rutina de belleza coreana sin la tan necesaria protección solar. El sol es la principal causa del envejecimiento de la piel y por eso debemos utilizarla todos los días del año, da igual la estación, ya que así podemos evitar el envejecimiento prematuro y la aparición de manchas en el rostro.

¿Por qué es tan importante la protección solar?

Además de consejos, guías o rutinas de belleza, las asiáticas también nos han compartido y transmitido la necesidad de protegernos de los efectos del sol cada día. En las grandes urbes, como podría ser China, existe un altísimo nivel de contaminación y esto produce efectos nocivos como la hiperpigmentación, por ello sus habitantes se aplican protector solar creando un escudo defensor de la piel.

Japón y las costumbres de las mujeres japonesas podríamos considerarlas como un referente en materia de protección solar. Son disciplinadas y siguen los consejos de los dermatólogos como retocarla cada dos horas, ¡incluso cuando van maquilladas! Y no solo protegen su rostro sino también su cuerpo utilizando ropa con filtros ultravioleta y barreras como los sombreros que reducen su exposición directa al sol. Saben adaptarse a cualquier situación escogiendo su fotoprotector ideal y lo hacen de una manera muy consciente atendiendo a mantener una buena salud y una dermis impecable.

Ahora que ya conoces los 10 pasos que te ayudarán a cuidar de tu piel y la importancia de utilizar un buen fotoprotector recuerda ser constante y tener paciencia. Los cambios en tu piel no se producirán de la noche a la mañana pero sí que poco a poco irás notando tu cutis más cuidado y protegido. ¡Cuando te des cuenta serás ya toda una experta!

Artículos recomendados