Dark Mode On / Off

Cambio de estación, cambio de rutina

Cómo cuidar tu piel en verano

Ya estamos en nuestra época preferida del año, y lo que más nos apetece es tomarnos unas buenas vacaciones en la playa, bajo la luz del sol y escuchando el oleaje del mar. Calma y relajación, es lo que más necesitamos. Sin embargo, que estemos de vacaciones no significa que tengamos que dejar nuestra rutina facial de lado. Al contrario, debemos adaptarla a estos cambios estacionales. Por eso hoy os vamos a dejar una serie de consejos para saber cómo tienes que cuidar el rostro durante el verano.

Verano es el significado de calor, sol, playa, piscina, helados, descanso… pero también de cuidados extra para nuestra piel. Venimos del invierno y la primavera con el rostro apagado, con falta de luz, y es normal que tengamos que adaptar nuestra rutina facial a las necesidades de la piel, que no va a demandar lo mismo en todas las estaciones. Los días de verano son más largos, e invitan a que la gente haga más ocio, más vida social y que los planes surjan continuamente. Salir del trabajo e ir a tomar algo con una amiga, pasar la tarde en la piscina, pasear con tu familia o hacer un picnic en el parque. Se trata de descansar, pero también aprovechar el buen tiempo al máximo porque eso nos anima, nos pone buena cara. Para tener esta última, además de los planes divertidos, necesitamos seguir con nuestra rutina para el rostro fijándonos en algunos factores esenciales como los niveles de hidratación, el tratamiento de rojeces, la aparición de granos o, aunque parezca una tontería, buscar productos menos densos para la piel.

Por eso, vamos a ir poco a poco mirando que es lo esencial para cuidar el rostro en verano para tener una piel divina y poder lucirla en todo momento. No tienes que emplear una cantidad extrema de horas, pero con tal solo unos pequeños gestos puedes tener la cara cuidada y bien protegida. 

Los pasos de tu rutina facial

La contaminación, las partículas de polvo, el sudor y la grasa, entre otros tantos factores, aumentan en verano, y no hacer una buena rutina facial podría hacer que se acumulase toda esa suciedad y aparezcan impurezas indeseadas. El problema es que muchos de los productos que utilizamos en invierno caducan en verano ya que en esta estación precisamos de productos mucho más ligeros para que refresquen correctamente la piel y no nos hagan sudar tanto, por lo que deben contener menos grasas y tener una textura más ligera. 

Es muy importante realizar una rutina facial matutina y nocturna para tener una piel sana en verano. ¿Por qué? Muy sencillo, como dijimos antes, los factores externos como la contaminación o sudor aumentan en verano, por lo que es preciso realizar una limpieza extra para que la piel no acumule suciedad. De esta forma, para tener un rostro limpio, es necesario seguir estos pasos principales en tu rutina facial. Acuérdate que hay muchos más por el medio, pero estos son los esenciales que no te puedes olvidar: 

  1. Limpieza con productos adecuados para la piel, como gel facial o agua micelar, por ejemplo. Este paso es perfecto en verano para mantener un cutis fresco y libre de imperfecciones. Recuerda que si utilizas agua micelar es mejor que la aclares tras su uso debido a que pueden quedar restos en la piel y acumularse la suciedad. 
  1. Exfoliación, esencial en esta época. Seguro que a muchas no os convence por miedo a perder el bronceado que fuisteis ganando, pero este paso sigue siendo muy adecuado para eliminar impurezas y células muertas y, de esta forma, preparar la piel para la exposición al sol de manera más uniforme y que pueda “respirar” adecuadamente. Recuerda elegir exfoliantes más suaves, para que no irriten tu piel.
  1. El contorno de ojos. Esta zona del rostro es hasta diez veces más delicada que el resto por ser una capa muy fina, por eso necesita especial atención. Existen contornos de ojos con texturas ligeras para que no sean muy pesadas y permitan proteger bien la zona. Además, en verano los puedes guardar en la nevera para que cuando te lo apliques esté fresquito y perfecto para descongestionar y reafirmar la zona. 
  1. Hidratación, otro clásico de la rutina facial, pero en verano se necesita el doble. En este paso puedes optar por elegir sérum o crema hidratante ligera, pero es recomendable que ambos se apliquen diariamente por la mañana y por la noche para tener una piel hidratada, flexible y jugosa.
  1. Protector solar. Aunque debe ser un paso constante durante el año, en verano debemos reforzarla aún más para proteger la piel de los rayos UVA y UVB, que son mucho más fuertes. Utiliza un protector solar específico para el rostro y otro para el cuerpo, que ambos deben ser acorde con el tipo y fototipo de piel que tienes. Son muchas horas expuestas al aire exterior, y el sol no está solo en la playa, por lo que no te olvides de incluir este paso en tu rutina. 
  1. El maquillaje. Este paso es para quien lo desee, pero los productos que se suele utilizar también deben aligerarse. Elegir una base de maquillaje muy pesada, por ejemplo, podría obstruir los poros y no permitir que la piel respire de forma adecuada. Por lo tanto, opta por maquillajes más fluidos como los polvos matificantes. También puedes elegir maquillajes resistentes al agua para evitar que no se muevan. 

En general, la rutina sigue siendo la de siempre pero con menos cantidades y prestando especial atención a algunos pasos, como la protección solar o la hidratación. Tu piel va cogiendo color, y es el momento perfecto para lucirla de forma natural y libre de impurezas, pero siempre con responsabilidad.

Otros consejos para cuidar tu piel

Además de una rutina facial, existen otros consejos que te pueden ayudar a cuidar el rostro indirectamente. Uno de ellos es el agua. Es muy importante hidratar la piel por fuera, pero también por dentro. Por ello, os recomendamos que bebáis al menos  2 litros de agua al día, pero también podéis apostar por frutas veraniegas ricas en agua como la sandía o el melón. Continuando con la hidratación, es muy importante tener la piel fresca en verano, y la puedes refrescar e hidratar de forma efectiva con agua termal. Nosotras contamos con Rahua Enchanted Island™ Lotion Mist, una loción corporal pulverizable de rápida absorción para mantener la piel hidratada y calmada durante el verano. 

Otro tip es evitar las horas centrales del día para tomar el sol, que son entre las 12:00 horas y las 16:00 horas. Los rayos son mucho más fuertes en ese período de tiempo y pueden tener efectos perjudiciales sobre tu piel. Durante el resto del día podéis utilizar sombreros o gafas de sol para protegeros de los rayos solares, sin olvidarse de la protección solar, obviamente. 

Por último, os recomendamos que procuréis dormir un mínimo de 6 horas debido a que es muy importante mantener un adecuado tiempo de sueño para evitar signos de cansancio y sequedad en tu piel. 

Como decía Charlie Brown:

Los veranos vuelan siempre… Los inviernos caminan.

Con esto queremos decir que aunque sean dos meses de vacaciones es muy importante continuar con el cuidado del rostro, que es la principal zona que se expone a factores como los rayos solares o la contaminación, que pueden tener efectos negativos sobre la piel. Esperamos que con estos consejos, que seguramente ya los tenías incorporados en tu día a día, puedas lucir un rostro bonito, saludable, moreno y natural, ¡así que ahora solo te queda relajarte y disfrutar de esas merecidas vacaciones!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.